El laboratorio en tratamientos postoperatorios

El factor más importante para determinar el éxito de un tratamiento quirúrgico es el reconocimiento temprano de posibles complicaciones.

Es de suma importancia realizar una observación sistemática y cuidadosa en el proceso post-operatorio.

Uno de las complicaciones más comunes son las infecciones postoperatorias. Gran cantidad de operaciones quirúrgicas presentan un gran factor de riesgo por la contaminación con bacterias presentes en la zona de atención.

En su mayoría, las infecciones postoperatorias son de tipo polimicrobianas. Estas infecciones están causadas principalmente por microbios presentes en las zonas cercanas a la cirugía, y por gérmenes anaerobios.

Desde la década de los 80, se ha adoptado el uso de la profilaxis antibiótica para reducir la tasa de infecciones postoperatorias.

La profilaxis antibiótica se define como el uso de un agente antimicrobiano antes de que un microorganismo patógeno tome el contacto con el individuo con la finalidad de reducir en número de patógenos hasta que las defensas del organismo sean eficientes

Es decir, se provee de antimicrobianos de forma proactiva.

El laboratorio clínico puede ser un agente de apoyo para los médicos en los procesos operatorios por medio de la Procalcitonina.

La Procalcitonina es el precursor de la hormona calcitonina.

La producción de la Procalcitonina se realiza, normalmente, dentro la tiroides en unas células conocidas como las células C, y los niveles en sangre suelen ser bajos.

En condiciones anormales, hay otras células que pueden producir Procalcitonina. Una de las razones principales podría ser una infección bacteriana sistemática (sepsis).

Es decir, cuando un paciente presente altos niveles de Procalcitonina en la sangre en un proceso postoperatorio es probable que presente un sepsis y requiera de atención inmediata.

El laboratorio clínico puede monitorear de forma detallada los niveles de Procalcitonina en la sangre en un paciente postoperatorio y ser factor relevante para éxito de un tratamiento quirúrgico.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *